8

VIVO EN EL MESSENGER

Ya os conté que estoy en el paro, pues sigo ahí.
Después de trece años de trabajar ininterrumpidamente, decidí que mientras esperaba por ese trabajo maravilloso (que aún está por llegar), tenía que ponerme a hacer algo para que la casa no se me cayera encima, y como el saber no ocupa lugar, aunque sí mucho tiempo, me inscribí no en uno, sino en tres cursos on line relacionados con mi carrera.
En total 1.020 horas de nada, con pruebas semanales y varios ejercicios a entregar.
Empecé cambiando opiniones en los foros de los distintos grupos, y acabé dando mi cuenta del MSN a varios contertulios.  
Así empezó mi mudanza, ahora vivo a la vuelta de la esquina, en el Messenger del tercero izquierda.
No todos estamos sin trabajo, así que  coincidir con unos y otros a veces resulta complicado.
Si quiero confrontar balances, entre las seis y las diez de la mañana; si la cosa va de nóminas entre las once y las tres de la tarde; los de riesgos laborales solo aparecen a partir de las siete, pero te puedes encontrar con alguno sobre las dos de la mañana.
En definitiva, mi culo tiene forma de asiento ergonómico, mi espalda se queja continuamente y mis ojos protestan ante la invasión de la luz solar.
Pero a lo hecho pecho, no me queda otra que acabar lo que empecé.

El Chat en si es un mundo. Yo que soy virgen y pura en estas lindes, con cuatro emoticonos solitarios en mi haber y un inglés nada fluido, me pierdo ante los expertos que “hablan“ conmigo.
La primera vez que alguien me escribió BFN pensé que se refería al programa de Buenafuente, pero no queridos amigos, “Bye for now”, adiós por ahora. Lo mismo me ocurrió cuando me dijeron ORLY, ¡anda!, me dije para mi, uno que se llama como mi amigo Orlando, pues tampoco, “Oh realy “, ¿De verdad? Y el colmo llego con U2, yo dispuesta a decir los temas que más me gustaban del mítico grupo y resulta que me decían igualmente, “You too”.

Me pierdo inexorablemente por estas tertulias cibernéticas. ¡Por Dios!, escribo sin faltas de ortografía, acentúo las palabras y hasta casi consigo puntuar bien las frases.
He tenido conversaciones con un verbo y tropecientas abreviaturas.
Véase el siguiente ejemplo:

Juan : OMG, ORLY es un HDP DX. IMHO yo le diría FU
Laura: LMAO, asdf….ASAP le diré BB.
Juan : BRB
Laura: NP

Traducción:

Juan : ¡Oh Dios mío! ¿De verdad? Es un hijo de puta (cara de furia) En mi humilde opinión yo le diría ¡Jódete!
Laura: Estoy cagada de la risa, no se que decir, tan pronto como sea posible le diré adiós.
Juan: Ahora vuelvo
Laura: No hay problema

Sueño con abreviaturas, con emoticonos violadores, redondos y amarillos, y hasta alguno verde con cuernos.
El otro día en la piscina, a la que voy un par de veces por semana para no perder el hábito de andar, vi algo extraño en el suelo, ¿ y qué pensé? WTF, eso fue lo que pensé.
Cuando miré al socorrista, que está más bueno que el pan se me puso esta cara *o*  y hoy cuando fui al banco y me tocó un petardo de cajero le miré así ¬¬

Tengo ganas de que lleguen las Navidades, y no solo porque son las fechas que más me gustan del mundo mundial, sino porque me voy a casa de mis padres y allí no hay Internet  (bueno si lo hay pero en otra casa a la que no pienso acercarme, creo)

Hasta aquí mi diatriba sobre el complicado mundo del MSN.
Grax, BB. ILU a todos. SYL.

6

DÍMELO EN VERSO: KO UN

Hoy os traigo a un poeta coreano que a mí me gusta especialmente.
No hacen falta muchas palabras para decir grandes cosas.



Efímero

 Una trescientas millonésima de segundo,
              si eso es lo que dura una partícula,
         considera qué interminable es un día

  ¿Piensas que un día es demasiado corto?
                                                           gran codicia


Versión de Joung Kwon Tae  - Revisada por Isabel R. Cachera

De "108 poemas Zen" Editorial Casariego 2005


Simplemente

                                          Se dice que seguimos
              el camino que cada uno ha tomado
   porque alguien nos dijo que lo tomemos
se dice que el agua que fluye simplemente
                                                              por el valle
                                                          está fluyendo
            porque alguien le dijo que lo hiciera

                Qué pobre es la sabiduría humana


Versión de Joung Kwon Tae  - Revisada por Isabel R. Cachera

De "108 poemas Zen" Editorial Casariego 2005


El viento
Nunca le pidas clemencia  al viento
altas lilas silvestres y otras
blancas lilas aromáticas y otras
flores sin nombre y otras
una vez que se hayan marchitado sus hojas
brotarán nuevos tallos
No es demasiado tarde

Versión de Joung Kwon Tae  - Revisada por Isabel R. Cachera
De "108 poemas Zen" Editorial Casariego 2005



Poeta, novelista y ensayista coreano nacido en Gunsan en 1933.


Procedente de una familia campesina, desde muy pequeño estudió los clásicos chinos y se interesó por el cultivo de la poesía. Durante su juventud, traumatizado por el ambiente de la guerra en su país, superó un intento de suicidio ingresando en la orden Budista donde permaneció hasta 1962. 


Su primera publicación importante, "Cantos a la orilla del mar" fue publicada en 1966. La inestabilidad emocional, la afición al alcohol, y la lucha infructuosa por los derechos humanos, lo llevaron a un nuevo intento de suicidio que sólo logró superar después de permanecer arrestado y contraer matrimonio a la edad de cincuenta años.


Su obra ha sido traducida a numerosos idiomas y ha recibido importantes premios entre los que se cuentan El Premio Coreano de Literatura en 1974 y 1987, el Premio Manhae de Literatura en 1989, el Premio Sueco de Literaturapara autores asiáticos en 2006 y el premio canadiense "Griffin Poetry Prize Lifetime" en 2008. 


Desde 1983 se trasladó a Anseong, Gyeonggi-do, Corea del Sur, donde aún vive.


Fuente: amediavoz.com



0

CONVOCATORIA DE NAVIDAD DE LA COLECCIÓN HOMOERÓTICA



Como cada año, la Colección Homoerótica convoca a los escritores del género para realizar una recopilación de relatos navideños.
El plazo es hasta el 15 de diciembre.
Clica aquí para consultar las bases: Colección Homoerótica

Por cierto, estrenan blog, así que ir a visitarlo.
3

DÍMELO EN VERSO: ANA ROSSETTI

Como en un blues las sílabas cantan la melodía, con ritmo, creando una bella armonía cargada de tristeza y melancolía.
Así es Ana Rossetti, distinta a todos. Idéntica a si misma.

Notas para un blues
Do
     lor por estar contigo en cada cosa. Por no dejar de estar contigo en cada cosa. 
Por estar irremediablemente contigo en mí.



Re
    cordar que mis monedas no me permiten adquirir. Que
mi deseo no es tan poderoso como para taladrar blindajes,
ni mi atrevimiento tan hábil como para no hacer saltar la
alarma. Recordar que sólo debe mirar los escaparates.



Mi
    edo por no llegar a ser, por ni siquiera conseguir estar.



Fa
    cilmente lo hacen: clavan sus espinas invisibles, abren la 
puerta del temor, hacen que renieguen de mí misma cuando 
menos se espera. Y ni siquiera saber cuántos han sacado copia 
de mis llaves.



Sol
      o he logrado el punzón de la pica, la lágrima del diamante
o los caprichos del trébol. Quizá no existan los corazones.
Quizá es que sea imposible elegir.



La
    bios sellados, custodios del mejor guardado secreto, del recinto en donde las palabras reanudan 
sus batallas silenciosas, sus pacientes y refinados ejercicios de rencor.



Si
   crees que es paciencia, resignación, inmunidad o anestesia te
equivocas. Es que he procurado cortar todas las margaritas
para no tener que interrogarlas.





Ana Bueno de la Peña "Ana Rossetti" es una escritora española nacida en San Fernando, (Cádiz); 15 de mayo de 1950.
De origen italo-española, el conjunto de la obra de Ana Rossetti se caracteriza por una amplia gama de registros y de géneros. Ha combinado a lo largo de su vida el teatro, la poesía y el género narrativo. Su obra es una mezcla de erotismo, esteticismo y culturalismo. Aunque es muy conocida por su obra poética, también ha escrito textos teatrales, un libreto para ópera (en torno a la figura de Oscar Wilde, estrenada en la Sala Olimpia de Madrid en 1993 y con música de Manuel Balboa), novela, libros para niños y relatos. Esta poeta gaditana se encuentra por derecho propio entre los mejores poetas españoles de la poesía española contemporánea.
Fuente: Wikipedia


8

ELENA Y LA REBELIÓN DE SU CUERPO

Hoy me han amargado el desayuno. Después de dejar al niño en el colegio siempre paro a tomar un café y a leer el periódico, un ritual de muchos años que me hace afrontar el día con energía. A veces lo hago sola, otras con los camareros que ya me conocen y cuando coincidimos, con alguna amiga con la que paso parte de la mañana.

Allí estaba yo tranquila y relajada en la barra, poniéndome al día, cuando dos señoras, de esas que al ponerse el chándal ya sienten haber hecho su cuota de ejercicio diaria, se sentaron a mi lado a comer el churro correspondiente.
Vivo en una ciudad de 60.000 habitantes, casi un pueblo si te descuidas. Es uno de esos lugares en lo que si te tiras un pedo, antes de terminar de echarlo, viene alguno y te dice que ya lo ha olido. Vamos, que aquí nos conocemos todos, y todos creen saber tu vida al dedillo, eso sí, sin parar a preguntar o a confirmar, que sino el chisme no es tan jugoso.
Mientras las señoras hablaban de sus cosas, entró en la cafetería una chica, a la que solo conozco de vista, y de la que se rumorea que tiene anorexia. Tal y como la vi hoy, no me cabe la menor duda. Pero no fue eso lo que me disgustó. Fueron los comentarios de las dos petardas cuando la chica se fue, que no estaban hechos a media voz,  y además cargados de razonamientos que ellas creían a pies juntillas. Me molesta que a veces la ignorancia sea tan atrevida.
Por un momento pensé que me corría un hilillo de sangre por la comisura de la boca de tanto morderme la lengua. Conozco a la familia de la chica, sobre todo a su madre, de cuando era clienta mía en la tienda de ropa que abrí con mi hermana cuando llegué aquí.
A la hija la recuerdo siendo una niña, feliz y muy guapa. Una familia normal, sin mayores problemas que los habituales.
Me hubiera gustado darme la vuelta y decirles cuatro cosas a esas mujeres. No sé si me detuvo mi educación o el no querer meterme donde no me llaman.

Una anoréxica ya no tiene un perfil tan definido como antes se creía. No tiene que haber de por medio familias desestructuradas, ni hechos traumáticos, y la mayoría de las veces nada tiene que ver con la belleza y el deseo de parecerse a una modelo, como ellas aseguraban.
Fui una niña feliz, con una familia maravillosa que sigue siendo uno de los pilares de mi vida, no me ocurrió nada extraordinario en mi adolescencia. Entonces ¿por qué me tocó a mí?
Quizás porque se trata de llenar vacíos que nadie sabe que tienes, porque soy muy crítica y exigente conmigo misma, porque no me quiero nada, y porque todo me parece insuficiente. Quiero hacerlo todo bien, a la perfección y eso no existe.

Pensé mucho sobre escribir esta entrada, es algo muy personal que a nadie importa, pero finalmente me decidí porque es un tema que tengo a flor de piel, y me da una rabia enorme que se critique algo sin saber, tachándolo de una tontería pasajera  promovida por las revistas de moda. Hay mucho más.
No es una entrada lacrimógena, ni entono un pobre de mí. Es una realidad que afecta a muchas personas. Me gustaría decir que se cura, pero mentiría. Somos como los alcohólicos o los drogadictos, aprendemos a controlarnos, a evitar las situaciones de riesgo. Pero siempre está ahí. No puedes descuidarte un momento.
Soy normal, tengo una vida normal, un hijo, un marido, y espero que dentro de poco un trabajo. Me sobran, según mi médico, unos 5 o 6 kilos que no quiero perder. Ese peso es el que me ata a la cordura. Tengo mis  días buenos y mis días malos, pero después de 20 años sigo aquí, buscando mi felicidad y la de los míos todos los días.

Sobre mi experiencia personal tengo montones de escritos, tantos como para llenar un libro, pero he rescatado uno que escribí no hace mucho. Escupir lo que siento me resulta terapéutico. No es un relato enteramente autobiográfico. Al fin y  al cabo en las historias que uno escribe, solo el autor sabe cuanta parte hay de verdad y cuanta hay de ficción.
Advertiros que no es un relato común, casi un experimento escrito en una noche, intentando evaluar los daños que produce la anorexia.

Por aquí no pasa mucha gente, es un rincón casi privado, pero si por casualidad alguien cae rebotado y lee esto, puede que se sienta identificado.
Lo único que puedo decir es que siempre hay que luchar, venga lo que venga. Yo me lo repito todas las mañanas, y grabo en mi memoria todas las razones porque las que debo ser feliz, todas las razones por las que me tengo que levantar cuando caigo, y os aseguro que si se buscan se encuentran.

Esto quedó un poco largo. Espero no haberos aburrido.

Elena y la rebelión de su cuerpo

5

DÍMELO EN VERSO

Hace unos días leí el blog  de Aurora Seldon la siguiente reflexión: “Me hice la promesa de que pasara lo que pasara no dejaría de actualizar el blog ni dejaría de hacer lo que amo”

He pensado mucho sobre esto y creo que tiene toda la razón. Últimamente me han pasado muchas cosas, entre ellas la pérdida de un buen amigo, y a pesar de que a veces da la sensación de que todo se para, lo cierto es que todo continúa, y es así como debe ser. Es la vida.

Esta sección ya llevaba tiempo rondando por mi cabeza. Un pequeño rincón para dar a conocer poemas y poetas que en ciertos momentos  de mi vida, han expresado con exactitud sentimientos y situaciones que tenía dentro.
Así que me siento feliz de poder empezar con un gran hombre, Livio Gómez Flores, que con su poema Para que escribo, ha puesto en mi boca a través de su lectura las razones para escribir, para expresar a través de las palabras el mundo interior que llevamos dentro, para desahogar penas, para estrechar lazos, en definitiva, para enfrentarnos al mundo.
Mejor que sea él quien os lo diga, lo hace extraordinariamente bien.


Para qué escribo


Escribo
para vestir de esplendor
a la belleza
y dejar en paños menores
a la verdad.



Escribo
para que el bien sea
un andante caballero;
y el mal.
una encadenada sombra.



Escribo 
para disminuirle el filo
a la contienda
y aumentarle un apretón de manos
a la fraternidad.



Escribo
para darle un mensaje
a la vida
y una estocada
a la muerte.



Escribo
para que se alegre
mi tristeza
y se alegre
mi alegría.



Escribo
para que no se reseque
mi imaginación,
para que no se oxide mi inteligencia,
para que no se amontonen
mis objetivos
y para que no se distancien
mis fines.



Y escribo, finalmente,
para que no se encharque
mi honestidad
y para que no se acalambre
mi indignación.





Livio Gómez Flores, (Ancash, Perú, 1933 - Tacna, Perú, 2010) fue un reconocido poeta peruano y catedrático. Fue profesor emérito de la Universidad Nacional Jorge Basadre Grohmann de Tacna, desempeñándose como Secretario General en tres periodos rectorales. También fue distinguido con la Medalla de la Ciudad (1991) y con la Medalla de la Cultura (1996) de Tacna. Académico Correspondiente de la Academia Peruana de la Lengua desde 2007. Ganador de varios concursos poéticos a nivel nacional. Con artículos, notas y poemas colaboró en algunas revistas y suplementos y en diarios de Lima (Letras Peruanas, El Dominical, El Comercio), de Tacna (Jaimito, Correo) y del extranjero (Cuaderno Literario Azor, Barcelona; Rimbaud Revue, Planet-Francia; Vida Universitaria, México). Falleció en Tacna en 2010 
Fuente: Wikipedia
Web oficial de Livio Gomes Flores: http://www.liviogomez.net/
1

DICHOSO CORREO

Me apetecía hablar sobre esto, porque lo disfruto muchísimo.
Todo comenzó por el mes de Agosto. Una dirección de correo electrónico, una pregunta y una respuesta. Así nos conocimos AC y yo.
Nuestra relación de mensajes enviados y recibidos comenzó tímidamente.
¿Te sirvió mi respuesta?, ¿Cómo estás?, Te recomiendo este libro…
Nos suelen dar las cuatro o las cinco de la madrugada con conversaciones interminables a base de mails demasiado extensos, pero qué otra cosa puedo hacer si le tiene una fobia desmesurada a los los chats…
El caso es, que el domingo estuvimos hablando de una novela que nos habíamos bajado de la página de Traducciones Homoeróticas, Me enamoré de un zombi de Sean Kennedy, y derivó en un debate, entre otras cosas, sobre la diferencia en la literatura homoerótica escrita por hombres y por mujeres, y la actitud del sexo vista por los dos géneros.
Lo que me gusta de AC, es que si le pides una opinión, y a veces aunque no se la pidas, te suele contestar sin paños calientes, lo que le agradezco muchísimo. El piensa que lo que escribo, no sin cierta timidez, es más LGTB que otra cosa. Siempre apuntilla que me escudo en este tipo de relaciones para no abordar las hetero, que me suelen doler más, y puede que no le falte razón.
Me fui por las ramas. A lo que voy, es que él dice que sabría diferenciar perfectamente sin saber el autor, que libro de este tipo esta escrito por hombres y por mujeres.
Evidentemente, por muy fuertes que sean las escenas, nuestra visión suele ser muy diferente, ambas estupendas a mi parecer, pero distintas en la forma de abordarlas.
Solo hay que darse un paseo por el panorama actual. Desde la crudeza  sin tapujos de Khaló Alí, pasando por el humor y frescura de Julián Almanzón y Alfonso Casas en Marica tú, hasta llegar a las descripciones maravillosas  e inolvidables de Miguel G. en Cambio de Rumbo, eso citando solo alguno de los autores masculinos que tenemos hoy en día.
Fijaros lo que dio de sí, el comentar ciertas decisiones que el protagonista de Me enamoré de un Zombi, toma con respecto al sexo.
Tú no actuarías de esa forma ni de coña, me dice AC, aludiendo a mi condición femenina.
Pues mi querido amigo, desde aquí me reitero en mi postura. Por suerte, ya somos muchas las mujeres que, por fin, tenemos una actitud “masculina” ante el sexo en la vida real, aunque nos guste un poco de ese toque femenino en la literatura, pero debo reconocer que la visión masculina me ilustra en muchos momentos.
Para que veas como han cambiado nuestros hábitos, voy a ser yo la que te recomiende un par de novelas con una visión muy actual: Amor, sexo y contradicciones  y Más sexo y menos Nueva York de Catherine Townsed.

Hace unos veinte minutos que nos dijimos hasta mañana, y son ya las 4: 30 AM.(no entiendo ni como he podido escribir esto)
XD supéralo y ábrete una cuenta en el MSN, odio esperar lo que me tienes que decir…

Y a vosotros, deciros que por aquí han salido unas estupendas referencias, y que si a alguien le apetece opinar será muy bien bienvenido.

Ahora sí, me voy a dormir.