4

INTELIGENCIA EMOCIONAL





Siempre me he considerado una persona positiva, incluso en el pasado año donde la Ley de Murphy, esa que dice " Cuando parece que ya nada puede ir peor, empeora", se impuso en la mayor parte de mi vida.
Este año no ha comenzado mucho mejor, y diría que he tocado fondo. Es indudable que el 2011 se me presenta lleno de cambios, y por esa razón he estado experimentando distintas fases que incluso he querido reprimir, porque a veces, aunque queramos ver el lado positivo de las cosas, todo sale tan mal que tu cabeza no se levanta más de dos palmos del suelo.
En este periodo me he dado cuenta de varias cosas: he descubierto quien se queda en los malos momentos; a quien le asusta, y muchísimo, la tristeza ajena; he pasado por una larga introspección en la que me he tratado muy duramente; he aprendido que no todo se puede controlar y he dejado de castigarme por sentirme mal. Porque otra cosa que me ha hecho más sabia, es descubrir que es necesario pasar por estos instantes, pese a quien pese.
No son evitables, lo creo necesarios, aunque no hay que dejarlos acampar durante mucho tiempo.
Lo curioso del caso, es que para los demás son molestos. No hay un tiempo definido para ellos, es como un duelo. Hay personas que se reponen enseguida y a otras a las que les cuesta años.
Pero en este mundo en el que vivimos, que cada vez considero más superficial, donde se oye más que se escucha, es molesta la desdicha ajena.
Oyes cosas como, siempre estás igual, que pesimista eres, ya no eres como antes...Perdona, mi mundo acaba de sufrir una explosión nuclear y soy la única superviviente con un 80% de mi cuerpo quemado. ¿Tanto te cuesta tener un poco de paciencia?
Pues sí, cuesta y mucho, sobre todo si antes del vil ataque tu sonrisa era permanente y dedicabas varias horas a escuchar las penas de otros, que a mi en particular no me molestaban , es más, intentaba aportar todo lo bueno que podía, ni tampoco interrumpían mis momentos de felicidad.
Es evidente, que solo en las malas, te quedas con lo mejor que te rodea, y como no hay mal que por bien no venga, haces limpieza de todo lo que sobra.


En este periodo he leído mucho, es un buen ejercicio para dormir pensamientos insistentes, y me he encontrado con un estudio sobre la INTELIGENCIA EMOCIONAL, a través de una entrevista a Manuel Roca Álvarez ( experto en Inteligencia emocional y programación neurolingüística ) realizada por Gloria Díaz, y de la que me he permitido extraer varios extractos de esa conversación.


La expresión INTELIGENCIA EMOCIONAL ( IE) es relativamente moderna. El primer libro que se escribe con ese título es de Daniel Goleman y se publica en 1995.
El éxito de Goleman, radica en que se puso énfasis en la trascendencia que tiene la gestión de las emociones. La gente empezó a preguntarse: ¿Por qué algunas personas parecen dotadas de un don especial que les permite vivir bien, aunque no sean las que más se destacan por su inteligencia? ¿Por qué no siempre el alumno más inteligente termina siendo el más exitoso? ¿Por qué unos son más capaces que otros para enfrentar contratiempos, superar obstáculos y ver las dificultades bajo una óptica distinta?.
Efectivamente, está muy bien tener un Coeficiente Intelectual alto, pero además de eso, sería bueno tener unas buenas capacidades para relacionarse;tanto con los demás como con uno mismo. Y eso es la Inteligencia Emocional.


Las emociones se viven . Además de vivir un estado emocional, que a veces viene producido por el impacto que una situación "X" tiene en tu vida, esas emociones se pueden reconducir.
Muchas veces nos levantamos por la mañana con una lista de "tengos" enorme. Tengo que hacer esto, tengo que hacer lo otro....Tendríamos que decirnos : " Hoy me apetece hacer esto y esto otro no" o "voy a elegir hacer esto, esto y esto".
La IE hay que entenderla como una forma de vivir. Una persona es inteligente, emocionalmente hablando, cuando es capaz de gestionar bien su vida, cuando es capaz de tomarse la vida de una manera positiva.
Es lícito sentir emociones de todo tipo, tanto las placenteras como las menos agradables. El asunto es ¿cuánto tiempo quieres pasarlo mal?
A través de nuestro lenguaje, podemos reprogramar los automatismos que están instalados en nuestra mente. Podemos generar nuevas reacciones ante las mismas situaciones que antes nos producían una perturbación emocional.


Según Goleman y Salorey, los dominios principales de la IE se reducen a cinco:


AUTOCONOCIMIENTO : Conocer los propios estados internos, preferencias, recursos e intuiciones, reconociendo las sensaciones mientras suceden.


AUTORREGULACIÓN : Capacidad de manejar las sensaciones, impulsos y recursos haciendo que sean las apropiadas.


AUTOMOTIVACIÓN : Poner las emociones al servicio de una meta.


EMPATÍA : Reconocer emociones en otros captando sus sentimientos, necesidades e intereses.


HABILIDADES SOCIALES : Manejar las emociones de otras personas e inducir en ellos la respuesta deseada.


Es decir, la IE es la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos y los ajenos, de motivarnos y de manejar bien las emociones en nosotros mismos y en nuestras relaciones.


La conclusión a la que he llegado, es que realmente no se que coeficiente intelectual tengo, ni me importa, pero si quiero llegar atener una buena inteligencia emocional.
Hay cosas que puedo manejar, y otras que se escapan totalmente a mi control, y eso afecta a mi forma de sentir. Pero a partir de ahora, procuraré manejar bien mis emociones, encauzándolas positivamente para poder conseguir esas metas que me he propuesto, y  que a día de hoy, sé con seguridad que las conseguiré.


SED FELICES :D

4 comentarios:

Cuqui. dijo...

Hola corazón,muy interesante tu entrada.
Buscaré sobre el tema y leere,me parece que merece la pena,gracias.
Y recuerda cielo,no hay mejor momento para ser feliz que ahora mismo.
Disfrutemoslo.

alexcv dijo...

Genial la IE, me ha gustado mucho, siempre escribes cosas de importancia, o al menos a mí me lo parece. También tienes razon en cuanto a que la gente cada vez es más apática en cuanto al desconsuelo o los estados de ánimo de los demás.
Que pena, me encanta reir con mis amigos, pero si necesito llorar espero que esten conmigo.
En fin, cada vez aprendo un poco más contigo, eres .....

Alex

Anónimo dijo...

HOLA CIELO COMO SIEMPRE DANDO EN EL CLAVO. ME GUSTARIA SI ME LO PERMITES, YA QUE ES UN TEMA MUY INTERESANTE Y DEL QUE PODEMOS APRENDER MUCHO, (AUNQUE ESTOY SEGURA DE QUE YA LO HAS LEIDO) RECOMENDARTE EL CAPITULO 9 DE UN VIAJE AL PODER DE LA MENTE DE EDUARDO PUNSET, DONDE NOS LANZA Y TRATA VARIAS CUESTIONES RELACIONADAS CON ESTE TEMA.
GRACIAS ME HA GUSTADO MUCHISIMO.

Elo dijo...

Perdón por tardar tanto en contestar.
Mis tres mosqueteros, que os leéis todo lo que pongo...jajajaja, espero que os haya resultado interesante.
Hay que ser positivos siempre, pase lo que pase.
Lou, ya había leído a Punset, gracias por la recomendación, me gusta este hombrecillo tan sabio y particular. :D