7

DE AMIGOS Y METÁFORAS

Tengo un montón de conocidos, pero para contar a los amigos me sobran dedos de las manos.
La familia es algo que viene contigo. Ahí no tienes elección.Son como una parte de tu cuerpo, puede dolerte o tal vez no gustarte, pero uno nunca se cortaría un brazo. Así pasa con la familia.
Los amigos son otra cosa. A veces los eliges, otras sólo los encuentras, pero al igual que un piercing que puedes quitar o poner a tu antojo, así puedes hacer con ellos, aunque a veces pasan a ser una extensión de tu piel, y otras dejan un agujero imposible de rellenar.


Hay amigos de toda la vida, esos que a pesar de las circunstancias, los cambios de ciudad y el paso del tiempo siempre están ahí. Buscas huecos en los calendarios para quedar, y parece que los has visto ayer.
Nada ha cambiado. Con solo marcar un número aparecen , para lo bueno y para lo malo.

He descubierto también otra clase de amigos: los de Internet, que no conocen distancias y a veces horarios.
Tengo que confesar que era muy escéptica  con este tema, y me he llevado alguna que otra decepción, pero al final, depurando las aguas de este gran embuste que  puede ser la red, me he encontrado con gente maravillosa, poco viciada en el arte del engaño, y es que si hay algo que no soporto es la mentira.
Aquí quiero destacar a un caballero de brillante armadura, que cabalga por este espacio infinito empuñando una espada de palabras,destructor de inconvenientes,  luchando con  un tiempo que no le llega para librar batallas, salvando damiselas en apuros, ofreciendo su ayuda al caminante que la pide, y en definitiva, siendo el compañero ideal de aventuras cibernéticas.
No conozco su rostro, ni veo sus ojos, pero intuyo su sonrisa y recibo sus abrazos a través de la pantalla.Es un guardián de cajas de Pandora llenas de secretos, y me uno a la legión de fieles escuderos, que se que tiene, y que desenvainarían sus Tizonas sin pestañear para salir en su auxilio.

Igualmente, están los amigos recientes, los que no te conocieron en la adolescencia, a los que se llega con  exceso de equipaje, y que no les importa hacerte un hueco en su maletero.
Esa es mi amiga Carmen. Si alguien  me pidiera una definición de fuerza, diría su nombre.Es una gran corredora de fondo en esta larga carrera que es la vida, siempre llena de obstáculos.Ahora se porque tiene esas piernas tan largas. Las necesita para sortear las trabas que aparecen en su camino, y lo hace con soltura, sin mirar atrás, recogiendo testigos de otros a su paso.
Posee una hiperactividad que espero no tenga cura. Es maestra de la vida, y filosofa a tiempo parcial. Políglota en la difícil técnica de la escucha, cardióloga porque sabe mucho de corazones, férrea porque es dura como el acero y esponjosa porque esta llena de sentimientos.
Para ti Carmen, una exaltación de la amistad con alevosía, durante el día y sin copas.

Así son los amigos, y para ellos esta entrada.
Gracias por estar ahí, por no fallar nunca, por poseer infinita paciencia y simplemente, por demostrarme que la amistad aún no ha caducado.
5

QUIEN FUERA NIÑO.....

Antes de nacer mi hijo, cuando me preguntaban: ¿tu qué eres?, como si tu profesión fuera lo más relevante de tu vida, contestaba en función del trabajo que tenía en ese momento.
Ahora, trabaje en lo que trabaje, siempre digo que soy madre, después, todo lo demás.
Aquí hablo mucho sobre  mi niño, pero no lo puedo evitar, ya que la mayor parte de mi tiempo es para él,  porque las mejores anécdotas y las mejores carcajadas son suyas.

Dicho esto, os cuento algo que vi el otro día en la plaza donde suele ir a jugar, una plaza con un sinfín de ventajas, como por ejemplo, la de tomarte un café mientras él juega, sin perderle de vista.
Allí estaba yo , disfrutando de ese negro líquido al que soy adicta, mientras contemplaba como iba de aquí para allá, comprobando como la suciedad de todo él, es directamente proporcional a los minutos que pasan.
En la mesa de al lado, tenía a dos señoras muy peripuestas y a un chaval de la edad del mío sentadito en una silla, sin moverse.
No dejaba de mirar lo que hacía mi hijo y sus amigos, enfrascados en la búsqueda de un gusano en las jardineras. En un descuido de su pulcra madre, se levantó y fue hacia allí.
Pobre, cuando su madre lo vio, se levanto como alma que lleva el diablo, y lo trajo a rastras regañándolo sin cesar.
_¿No ves que te vas a ensuciar? Mira que manos. Vete ahora mismo a lavártelas.
El niño, no se si obedientemente o en plan sumiso, se fue al baño con los hombros hundidos bajo el peso de su polo "Lacoste", mirando con resignación al cocodrilo más limpio que he visto en mi vida.
En ese momento pensé, que mala madre soy, el mio esta lleno de mierda hasta las orejas, y lleva esa camiseta descolorida de Ben Ten que no quiere quitarse .
Cuando esa criatura de ojos tristes volvió  y se sentó, su progenitora le volvió a recriminar con una educación exquisita, su falta de corrección a la hora de sentarse.
Ahí me dije: la cagaste, teniendo en cuenta que hacía un instante le había dicho a grito "pelao"al guarro de mi hijo, que le iba a cortar la cabeza si se le ocurría arrancar una planta.
Después de observar el panorama de mi izquierda, y pensarlo detenidamente, no creo que sea yo la que esté equivocada.
Hablamos del maltrato psicólogico en los menores. Ni un azote, ni un grito, ni una sola palabra negativa  a la hora de reñirlos, explicaciones que para ellos resultan extrañas....
No sé si lo estaré haciendo bien o mal.Nadie me dio un manual. Lo que si sé, es que en esa cara tan sucia hay una sonrisa enorme. Que cuando amenazo con desmembramientos, mi hijo me habla de infinitas posibilidades de hacerlo, recordándome que la sangre se quita fatal de la ropa, y cerrando  el tema con un "valeee" y un beso teñido de tierra.
Leo biografías de personajes famosos, con infancias terribles. Si me guío por este dato, el mio no será importante porque está teniendo una niñez muy feliz.
El crío de la mesa de al lado, huele a suavizante. El mío, huele a bicicleta y goles parados.
El crío de la mesa de al lado, escucha conversaciones de adulto. El mio, oye risas y golpes de balón.
El crió de la mesa de al lado, mira con temor a su madre. El mío, me ve con amor y mucha ternura.
La vida ya se se encarga de encorsetarnos de mil maneras. No se es más libre, que cuando eres niño. Me niego a prohibir ese derecho.
Así que, con esta afirmación, me voy a poner tres lavadoras y a alimentar con lechuga a un gusano estresado.

6

UNA RESPUESTA PARA TI

Ya lo ves, esta es una respuesta para ti, tu que no me dejaste responderte, que rechazabas mi correo.
No creo que te insulte si te llamo cobarde, así llamo yo a los que tiran la piedra y esconden la mano.
Lo mas suave que me dijiste, fue escritora, y es es en lo único que te has equivocado. Ni lo soy, ni pretendo serlo. Soy alguien que escribe, porque me gusta y porque me da la gana.
No tengo un título en lengua , ni en literatura, ni en ninguna cosa que me haga merecedora de tu adjetivo. Tan solo tengo la experiencia que me dan los años,  los libros leídos y algún golpe que otro que me dio la vida.
Te diré también que no me importan las críticas, pero si me molestan los insultos malintencionados, esos que tu haces con el afán de hacer daño.
Siento mucho que mi narración no te parezca correcta, que mis puntos y comas no elijan los lugares adecuados,que mis palabras te suman en un estado de infinito aburrimiento, que mis relatos no sean merecedores de ser elegidos...
La solución es fácil, con un solo click puedes hacerme desaparecer de tu pantalla, y así tus ojos descansaran de tanta mediocridad.
Creo que te he tratado con más educación de la que mereces, y para no perder el estilo de tu comentario, me voy a permitir parafrasear a un buen amigo: ¡Que te den y que te den duro!