7

UN CUENTO: LA GUARDIANA DE MOMENTOS

Ya sé lo que dije, que la anterior era la última entrada del 2010, pero como me vino la inspiración....pues será esta.
No esperéis nada navideño, ni tampoco homoerótico, tan solo un cuento que surgió de la nada.
Espero que os guste.


LA GUARDIANA DE MOMENTOS

La vida la fue rozando, la dejó pasar, día tras día, semana tras semana…hasta que los años la hicieron presa de su propia desidia.
Vivía en una casa cuyo aspecto exterior llamaba la atención. Una gran balconada llena de flores levantaba la mirada de los viandantes; su puerta siempre abierta invitaba a entrar, y un perfume embriagador emanaba de su interior, haciendo que la gente parara en las inmediaciones a respirar ese aroma tan evocador. Y digo evocador, porque a cada uno le recordaba algo distinto: el pastel de una madre que ya no está, el olor a tierra mojada de una mañana de otoño, el salitre de un puerto ya olvidado….

Su interior no era menos cautivador, pero solo ella sabía que se escondía tras los hermosos cuadros que decoraban sus paredes. Inmensos agujeros descansaban ocultos tras las bellas láminas. Nunca tuvo tiempo de arreglarlos, así que los ocultaba, pero eso no impedía que en las heladas noches el aire los atravesara, dejando que el frío se depositara suavemente sobre el ambiente cálido, invadiendo, dañando, recordando que un día la casa se podría caer abajo.
A pesar de todo, la llamaban la Casa de la Felicidad y todo el mundo deseaba tener una, ser su dueña, como la propietaria que la habitaba, impecable, afable, sonriente…
Lo que nadie sabía, es que Egia, el ama y señora de tan preciado lugar, no era tan perfecta como creían. Ella también tenía sus propias brechas que disfrazaba con hermosos vestidos, con sonrisas ensayadas y amables palabras.
Al caer la noche y cerrar la puerta, no quedaba nada de la Egia a la luz del sol. Con su cuerpo desnudo y su cara lavada, se enfundaba en su pijama de miedos, se arropaba con sus mantas de inseguridades y asustaba al sueño con sus infinitos pensamientos, dejando en su almohada las marcas de noches en vela.

Egia era una guardiana. Una guardiana de momentos. Detrás de la segunda puerta que se encontraba a mitad del largo pasillo, había almacenados cientos, que digo cientos…miles de botes perfectamente etiquetados. En cada uno de ellos un instante que ella se encargaba de recoger, pero nunca de vivir.
Había una tarde de agosto, un arco iris de primavera, el primer beso, una mirada reveladora, la risa de un niño, el llanto de un anciano, la caricia de un enamorado, el vuelo de una hoja, el sosiego de una tarde….tantas y tantas situaciones que sería imposible enumerarlas todas.

La guardiana había dedicado su vida a recolectar lapsos de tiempo, olvidando disfrutarlos, y ahora, cuando los años pesaban cada vez más, se encontraba a veces mirando con deseo sus tesoros, dudando en abrir tan siquiera uno, porque ansiaba saber que se sentía, soñar errores que no cometió, saborear  unos labios que nunca fueron suyos.

Una tarde, mientras limpiaba con esmero y clasificaba de nuevo sus tarros, el viento comenzó a soplar. Suave al principio, con furia al final. Traspasó los huecos de las paredes violentamente, destrozando cuadros y tirando objetos. Se arremolinó entre sus piernas y se adueñó de sus manos, haciéndola bailar con pies de plomo.
Tropezó sobre la estantería, y de repente, todos los botes comenzaron a caer. Intentó, sin éxito, recogerlos con sus manos, pero uno a uno se iban rompiendo contra el suelo.
Un sol de verano rebotó contra la pared, llenando de luz y calor la habitación, se fue apagando a medida que la nieve de un invierno pasado teñía de blanco la estancia. Se oían risas y algún lamento, mezclado con el murmullo de una falda al rozar unas bellas piernas. La melodía de un piano acompasaba a un violín y la caricia de unas manos rozó levemente su cara.
Nada podía hacer….las experiencias ajenas que con tanto esmero se había dedicado a guardar, se perdían en segundos, mientras su casa  se caía a pedazos irremediablemente.

Hincó las rodillas en el suelo, viendo como el esfuerzo de tantos años se perdía sin remedio. ¿Que le quedaba ahora? Simplemente era una mujer sin pasado porque olvidó vivirlo, su presente yacía quebrado sobre las baldosas y su futuro…ella nunca pensó en el futuro.

El viento se retiró sin hacer ruido dejando una casa deshecha, una mujer vacía y miles de instantes perdidos.
Las lágrimas caían sin cesar por el rostro de Egia, sin pausa, sin sollozos. Si hubiera quedado un tarro indemne, las podría haber recogido con el nombre de pena silenciosa.
Sus ojos se dirigieron hacia el suelo y lo vio llegar rodando a sus pies. La etiqueta estaba amarilla por el paso del tiempo, el polvo hacía que apenas se viera la escritura. Pasó las yemas de sus dedos por encima de las redondas letras y apareció su nombre: Egia. Frotó con ahínco y descubrió el resto de la leyenda: Egia, la segunda oportunidad.
Apretó el recipiente contra su pecho, lo acunó como a un niño, lo miró como a una joya… ¿Qué debía hacer?
Si lo dejaba tapado esa oportunidad nunca se desperdiciaría…si lo habría  y no la aprovechaba…
Nada podía perder, porque ahora nada tenía.
Con suavidad, temiendo que se deshiciera en sus manos, giró la tapa, con cautela, despacio, saboreando el momento.
Sonó el plop más hermoso que había oído nunca, y allí estaba todo lo que se había perdido: el reino de Idhun que no llegó a conocer, una tarde tranquila de domingo, una noche de sueño completo, un paseo en el parque, una sonrisa sincera, una juventud perdida….y entre la arboleda de un bosque desconocido, esperaba su primer amor.

Las arrugas que echaron raíces en su cara fueron desapareciendo, dejando paso a una piel tersa con rubores de los veinte años. En sus manos Las memorias de Idhun  esperaban pacientes a ser leídas tras una noche de descanso. Se vio caminando por el parque en una tarde de domingo, sus pasos guiándola hacia la arboleda donde  Damián la esperaba con una sonrisa sincera.
Giró su cabeza, y sumergida entre sombras, la casa de la felicidad desaparecía acompañada por la melodía de susurros imposibles, acordes de instantes de otros que volvían a sus dueños.

Ahora lo comprendía. En su afán por atesorar bellos momentos, no se percató de que se los robaba a sus verdaderos propietarios, haciéndolos desaparecer de su memoria, borrando vivencias mágicas que solo a ellos pertenecían.

Nadie se acuerda de la Casa de la Felicidad, pero por esa calle donde antes se erguía, se ve pasear a una pareja  con las manos enlazadas, y hay gente que al ver sus miradas exclaman: me gustaría embotellar este momento para no perderlo nunca…

Safe Creative #1012218114867
4

DÍMELO EN VERSO: GLORIA FUERTES

Esta es la última entrada del 2010.
Me voy a pasar las fiestas con mi familia, y a descansar un poco del ciberespacio.
Os deseo a todos los que pasáis por este rincón una Feliz Navidad, y que el  nuevo año venga cargado de deseos cumplidos.


Y en este plan navideño, os dejo un poema muy acorde con las fechas. Es de Gloria Fuertes, otra autora que me encanta y que no sólo escribe poemas para niños. Su obra dirigida al público más adulto es digna de descubrir...ya os pondré algo.



EL CAMELLO COJITO 
(AUTO DE LOS REYES MAGOS)

El camello se pinchó
Con un cardo en el camino
Y el mecánico Melchor
Le dio vino.

Baltasar fue a repostar
Más allá del quinto pino....
E intranquilo el gran Melchor
Consultaba su "Longinos".

-¡No llegamos,
no llegamos
y el Santo Parto ha venido!

-son las doce y tres minutos
y tres reyes se han perdido-.

El camello cojeando
Más medio muerto que vivo
Va espeluchando su felpa
Entre los troncos de olivos.

Acercándose a Gaspar,
Melchor le dijo al oído:
-Vaya birria de camello
que en Oriente te han vendido.

A la entrada de Belén
Al camello le dio hipo.
¡Ay, qué tristeza tan grande
con su belfo y en su hipo!

Se iba cayendo la mirra
A lo largo del camino,
Baltasar lleva los cofres,
Melchor empujaba al bicho.

Y a las tantas ya del alba
-ya cantaban pajarillos-
los tres reyes se quedaron
boquiabiertos e indecisos,
oyendo hablar como a un Hombre
a un Niño recién nacido.

-No quiero oro ni incienso
ni esos tesoros tan fríos,
quiero al camello, le quiero.
Le quiero, repitió el Niño.

A pie vuelven los tres reyes
Cabizbajos y afligidos.
Mientras el camello echado
Le hace cosquillas al Niño.


Poeta española nacida en Madrid en 1918 en el seno de un hogar humilde. La falta de recursos económicos, impidió que pudiera recibir una educación esmerada; sin embargo, a los veinte años publicó su primer libro de cuentos infantiles, iniciando desde entonces una fulgurante carrera literaria que la llevó a obtener en 1961 una beca Fulbright  para enseñar literatura española en la Universidad de Pennsylvania.
Obtuvo algunos premios y accésit por sus cuentos y poemas. De su obra se destacan los libros «Poesía ignorada» en 1950, «Aconsejo beber hilo» 1954, y «Poeta de guardia» 1980.
Falleció en noviembre de 1998.
Fuente: amediavoz.com



11

DÍMELO EN VERSO: UN RECUERDO

Hoy no traigo un poema. Hoy, tengo un recuerdo.
El día dos de noviembre me comunicaron la noticia. Luis AC, se había quedado en la carretera al volver del trabajo.
Creo que alguna vez os había hablado de él.
El hecho de que fuera un ciber amigo no lo hizo menos doloroso, en todo caso mi pena ha sido muy solitaria.
No tengo con quién hablar de él, ni puedo recordar con nadie las conversaciones que mantuvimos , ni siquiera puedo evocar su rostro porque nunca lo vi.
Un amigo tuvo la amabilidad de contarme lo que había pasado. Yo le devolví el correo con unas gracias y algunas palabras más. Ahí acabo mi vínculo con el Luis de la vida "real".
Considero al dolor provocado por la ausencia , un sentimiento muy privado. Tal vez su amigo pensaba lo mismo.
A veces cuando pienso en él, los tiempos verbales se me rebelan . Los pretéritos imperfectos se convierten en condicionales con un  si...antepuesto.No me salen los futuros, y no me queda más remedio que aferrarme a los pasados.
Sólo me queda mi memoria y una carpeta amarilla con su nombre en mi PC. No necesito abrirla para acordarme de él, pero si releo esos largos mails, y por un momento parece que no se ha ido.Esas misivas están llenas de tiempos en presente, con eso me quedo.
En su último correo me recomendaba un libro: Ojalá fuera cierto de Marc Levy.
No creo en las casualidades, por eso cuando el Martes fui a la librería y lo vi nada más entrar, tuve que comprarlo.
En esta historia hay una carta que una madre escribe a su hijo antes de morir. Me gusta mucho lo que dice, por eso os dejo un extracto de la misma.
Considero que es la despedida que no nos dio tiempo a tener, aunque el adiós nunca me ha gustado, prefiero pensar en un hasta luego.


        " Cuando leas esta carta, sé que en alguna parte, en el fondo de ti, estarás muy enfadado conmigo por haberte gastado esta jugarreta.
           Ésta es mi última carta y es también mi testamento de amor.
           Mi alma emprende el vuelo impulsada por toda la felicidad que me has proporcionado. La vida es maravillosa; no nos damos cuenta cuando se retira de puntillas, pero se saborea con el apetito de todos los días.
           En determinados momentos nos hace dudar de todo, pero tú no te rindas nunca, mi vida. (...) Te he visto caer y levantarte apretando los dientes, en circunstancias en las que cualquier otro niño habría llorado. Ese valor es lo que te da fuerza, pero también es tu punto débil.
            Ten cuidado; las emociones están hechas para ser compartidas, la fuerza y el valor son como dos bastones que pueden volverse contra el que los utiliza mal.Los hombres también tienen derecho a llorar, los hombres también sufren.
             A partir de ahora ya no estaré ahí para responder a tus preguntas.(...)
             En el largo periplo que te espera, no pierdas nunca tu alma de niño, no olvides nunca tus sueños;serán el motor de tu existencia, formarán el sabor y el olor de tus mañanas. Muy pronto conocerás el amor (...) Cuando llegue ese día, compártelo con la persona que te quiera; los sueños vividos en pareja constituyen los recuerdos más hermosos. La soledad es un jardín donde el alma se seca; las flores que crecen en él no tienen perfume.
              El amor tiene un sabor maravilloso. Recuerda que, para recibir, hay que dar; recuerda que, para poder amar, hay que ser uno mismo. Confía en tu instinto, sé fiel a tu conciencia y a tus emociones, vive tu vida, sólo tienes una.
Ahora eres responsable de ti mismo y de aquellos a los que quieras. Sé digno, ama, no pierdas esa mirada que tanto nos unía cuando compartíamos el amanecer. (...) Son cosas muy sencillas, en ocasiones desusadas, pero no dejes que las personas amargadas o hastiadas desvirtúen esos instantes mágicos para quien sabe vivirlos. Esos momentos tienen un nombre: fascinación. Y que tu vida sea una fascinación sólo depende de ti. Es el mayor deleite de ese largo viaje que te espera.
                Te dejo. Aférrate a la tierra, es muy hermosa. Te quiero, y sé cuánto me quieres tú también. Me voy tranquila, estoy orgullosa de ti. "

6

¡ LLEGA LA NAVIDAD !

Este puente (que  se parece más a un acueducto ), lo estoy pasando casi, casi en cuarentena.
Estamos con fiebre, toses, gargantas hechas un asco y diversos dolores no identificados. El tiempo tampoco acompaña. Llevamos  dos días con una lluvia persistente que no nos da ni un respiro.
Así estamos, hartos de casa y con serios síntomas de aburrimiento, pero como dice mi hijo, aquí la que escribe,es una ingeniera de ideas, así que los puse a trabajar.
Hicimos acopio de todos los materiales que teníamos por aquí, y mis chicos se pusieron mano a mano con las manualidades. Yo, como buena ingeniera solo di órdenes, que se me da muy bien, y el resultado ha sido este Belén casero y ecológico que aquí os presento.




La mayor parte la ha hecho mi hijo, con un pelín de ayuda de su padre, y como el día es muy largo, tengo la casa llena de dibujos, así que también tengo postal navideña.




Esta entrada está llena de babas, ya sabéis lo que pasa con los hijos, y a mí, todo lo que hace el mio me gusta un montón, así que no me quedó otro remedio que enseñároslo.


Y para terminar os dejo con el tema de Chiquitita de la Campaña de Unicef, cantado por Amaia Montero.
Snifff!! Ya tengo la lágrima a punto....



¨¨¨¨¨¨¨¨¨. *
¨¨¨¨¨¨¨¨¨ **
¨¨¨¨¨¨¨¨¨*o*
¨¨¨¨¨¨¨¨*♥*o*
¨¨¨¨¨¨¨***o***
¨¨¨¨¨¨**o**♥*o*                                                  ¡ FELIZ PRE-NAVIDAD ! 
¨¨¨¨¨**♥**o**o**
¨¨¨¨**o**♥***♥*o*
¨¨¨*****♥*o**o****
¨¨**♥**o*****o**♥**
¨******o*****♥**o***
****o***♥**o***o***♥ *
¨¨¨¨¨____!_!____
¨¨¨¨¨\_________/¨¨                  


(Llevo muchas horas en casa, ahora me ha dado por experimentar con el teclado !) :D

8

VIVO EN EL MESSENGER

Ya os conté que estoy en el paro, pues sigo ahí.
Después de trece años de trabajar ininterrumpidamente, decidí que mientras esperaba por ese trabajo maravilloso (que aún está por llegar), tenía que ponerme a hacer algo para que la casa no se me cayera encima, y como el saber no ocupa lugar, aunque sí mucho tiempo, me inscribí no en uno, sino en tres cursos on line relacionados con mi carrera.
En total 1.020 horas de nada, con pruebas semanales y varios ejercicios a entregar.
Empecé cambiando opiniones en los foros de los distintos grupos, y acabé dando mi cuenta del MSN a varios contertulios.  
Así empezó mi mudanza, ahora vivo a la vuelta de la esquina, en el Messenger del tercero izquierda.
No todos estamos sin trabajo, así que  coincidir con unos y otros a veces resulta complicado.
Si quiero confrontar balances, entre las seis y las diez de la mañana; si la cosa va de nóminas entre las once y las tres de la tarde; los de riesgos laborales solo aparecen a partir de las siete, pero te puedes encontrar con alguno sobre las dos de la mañana.
En definitiva, mi culo tiene forma de asiento ergonómico, mi espalda se queja continuamente y mis ojos protestan ante la invasión de la luz solar.
Pero a lo hecho pecho, no me queda otra que acabar lo que empecé.

El Chat en si es un mundo. Yo que soy virgen y pura en estas lindes, con cuatro emoticonos solitarios en mi haber y un inglés nada fluido, me pierdo ante los expertos que “hablan“ conmigo.
La primera vez que alguien me escribió BFN pensé que se refería al programa de Buenafuente, pero no queridos amigos, “Bye for now”, adiós por ahora. Lo mismo me ocurrió cuando me dijeron ORLY, ¡anda!, me dije para mi, uno que se llama como mi amigo Orlando, pues tampoco, “Oh realy “, ¿De verdad? Y el colmo llego con U2, yo dispuesta a decir los temas que más me gustaban del mítico grupo y resulta que me decían igualmente, “You too”.

Me pierdo inexorablemente por estas tertulias cibernéticas. ¡Por Dios!, escribo sin faltas de ortografía, acentúo las palabras y hasta casi consigo puntuar bien las frases.
He tenido conversaciones con un verbo y tropecientas abreviaturas.
Véase el siguiente ejemplo:

Juan : OMG, ORLY es un HDP DX. IMHO yo le diría FU
Laura: LMAO, asdf….ASAP le diré BB.
Juan : BRB
Laura: NP

Traducción:

Juan : ¡Oh Dios mío! ¿De verdad? Es un hijo de puta (cara de furia) En mi humilde opinión yo le diría ¡Jódete!
Laura: Estoy cagada de la risa, no se que decir, tan pronto como sea posible le diré adiós.
Juan: Ahora vuelvo
Laura: No hay problema

Sueño con abreviaturas, con emoticonos violadores, redondos y amarillos, y hasta alguno verde con cuernos.
El otro día en la piscina, a la que voy un par de veces por semana para no perder el hábito de andar, vi algo extraño en el suelo, ¿ y qué pensé? WTF, eso fue lo que pensé.
Cuando miré al socorrista, que está más bueno que el pan se me puso esta cara *o*  y hoy cuando fui al banco y me tocó un petardo de cajero le miré así ¬¬

Tengo ganas de que lleguen las Navidades, y no solo porque son las fechas que más me gustan del mundo mundial, sino porque me voy a casa de mis padres y allí no hay Internet  (bueno si lo hay pero en otra casa a la que no pienso acercarme, creo)

Hasta aquí mi diatriba sobre el complicado mundo del MSN.
Grax, BB. ILU a todos. SYL.

6

DÍMELO EN VERSO: KO UN

Hoy os traigo a un poeta coreano que a mí me gusta especialmente.
No hacen falta muchas palabras para decir grandes cosas.



Efímero

 Una trescientas millonésima de segundo,
              si eso es lo que dura una partícula,
         considera qué interminable es un día

  ¿Piensas que un día es demasiado corto?
                                                           gran codicia


Versión de Joung Kwon Tae  - Revisada por Isabel R. Cachera

De "108 poemas Zen" Editorial Casariego 2005


Simplemente

                                          Se dice que seguimos
              el camino que cada uno ha tomado
   porque alguien nos dijo que lo tomemos
se dice que el agua que fluye simplemente
                                                              por el valle
                                                          está fluyendo
            porque alguien le dijo que lo hiciera

                Qué pobre es la sabiduría humana


Versión de Joung Kwon Tae  - Revisada por Isabel R. Cachera

De "108 poemas Zen" Editorial Casariego 2005


El viento
Nunca le pidas clemencia  al viento
altas lilas silvestres y otras
blancas lilas aromáticas y otras
flores sin nombre y otras
una vez que se hayan marchitado sus hojas
brotarán nuevos tallos
No es demasiado tarde

Versión de Joung Kwon Tae  - Revisada por Isabel R. Cachera
De "108 poemas Zen" Editorial Casariego 2005



Poeta, novelista y ensayista coreano nacido en Gunsan en 1933.


Procedente de una familia campesina, desde muy pequeño estudió los clásicos chinos y se interesó por el cultivo de la poesía. Durante su juventud, traumatizado por el ambiente de la guerra en su país, superó un intento de suicidio ingresando en la orden Budista donde permaneció hasta 1962. 


Su primera publicación importante, "Cantos a la orilla del mar" fue publicada en 1966. La inestabilidad emocional, la afición al alcohol, y la lucha infructuosa por los derechos humanos, lo llevaron a un nuevo intento de suicidio que sólo logró superar después de permanecer arrestado y contraer matrimonio a la edad de cincuenta años.


Su obra ha sido traducida a numerosos idiomas y ha recibido importantes premios entre los que se cuentan El Premio Coreano de Literatura en 1974 y 1987, el Premio Manhae de Literatura en 1989, el Premio Sueco de Literaturapara autores asiáticos en 2006 y el premio canadiense "Griffin Poetry Prize Lifetime" en 2008. 


Desde 1983 se trasladó a Anseong, Gyeonggi-do, Corea del Sur, donde aún vive.


Fuente: amediavoz.com



0

CONVOCATORIA DE NAVIDAD DE LA COLECCIÓN HOMOERÓTICA



Como cada año, la Colección Homoerótica convoca a los escritores del género para realizar una recopilación de relatos navideños.
El plazo es hasta el 15 de diciembre.
Clica aquí para consultar las bases: Colección Homoerótica

Por cierto, estrenan blog, así que ir a visitarlo.
3

DÍMELO EN VERSO: ANA ROSSETTI

Como en un blues las sílabas cantan la melodía, con ritmo, creando una bella armonía cargada de tristeza y melancolía.
Así es Ana Rossetti, distinta a todos. Idéntica a si misma.

Notas para un blues
Do
     lor por estar contigo en cada cosa. Por no dejar de estar contigo en cada cosa. 
Por estar irremediablemente contigo en mí.



Re
    cordar que mis monedas no me permiten adquirir. Que
mi deseo no es tan poderoso como para taladrar blindajes,
ni mi atrevimiento tan hábil como para no hacer saltar la
alarma. Recordar que sólo debe mirar los escaparates.



Mi
    edo por no llegar a ser, por ni siquiera conseguir estar.



Fa
    cilmente lo hacen: clavan sus espinas invisibles, abren la 
puerta del temor, hacen que renieguen de mí misma cuando 
menos se espera. Y ni siquiera saber cuántos han sacado copia 
de mis llaves.



Sol
      o he logrado el punzón de la pica, la lágrima del diamante
o los caprichos del trébol. Quizá no existan los corazones.
Quizá es que sea imposible elegir.



La
    bios sellados, custodios del mejor guardado secreto, del recinto en donde las palabras reanudan 
sus batallas silenciosas, sus pacientes y refinados ejercicios de rencor.



Si
   crees que es paciencia, resignación, inmunidad o anestesia te
equivocas. Es que he procurado cortar todas las margaritas
para no tener que interrogarlas.





Ana Bueno de la Peña "Ana Rossetti" es una escritora española nacida en San Fernando, (Cádiz); 15 de mayo de 1950.
De origen italo-española, el conjunto de la obra de Ana Rossetti se caracteriza por una amplia gama de registros y de géneros. Ha combinado a lo largo de su vida el teatro, la poesía y el género narrativo. Su obra es una mezcla de erotismo, esteticismo y culturalismo. Aunque es muy conocida por su obra poética, también ha escrito textos teatrales, un libreto para ópera (en torno a la figura de Oscar Wilde, estrenada en la Sala Olimpia de Madrid en 1993 y con música de Manuel Balboa), novela, libros para niños y relatos. Esta poeta gaditana se encuentra por derecho propio entre los mejores poetas españoles de la poesía española contemporánea.
Fuente: Wikipedia


8

ELENA Y LA REBELIÓN DE SU CUERPO

Hoy me han amargado el desayuno. Después de dejar al niño en el colegio siempre paro a tomar un café y a leer el periódico, un ritual de muchos años que me hace afrontar el día con energía. A veces lo hago sola, otras con los camareros que ya me conocen y cuando coincidimos, con alguna amiga con la que paso parte de la mañana.

Allí estaba yo tranquila y relajada en la barra, poniéndome al día, cuando dos señoras, de esas que al ponerse el chándal ya sienten haber hecho su cuota de ejercicio diaria, se sentaron a mi lado a comer el churro correspondiente.
Vivo en una ciudad de 60.000 habitantes, casi un pueblo si te descuidas. Es uno de esos lugares en lo que si te tiras un pedo, antes de terminar de echarlo, viene alguno y te dice que ya lo ha olido. Vamos, que aquí nos conocemos todos, y todos creen saber tu vida al dedillo, eso sí, sin parar a preguntar o a confirmar, que sino el chisme no es tan jugoso.
Mientras las señoras hablaban de sus cosas, entró en la cafetería una chica, a la que solo conozco de vista, y de la que se rumorea que tiene anorexia. Tal y como la vi hoy, no me cabe la menor duda. Pero no fue eso lo que me disgustó. Fueron los comentarios de las dos petardas cuando la chica se fue, que no estaban hechos a media voz,  y además cargados de razonamientos que ellas creían a pies juntillas. Me molesta que a veces la ignorancia sea tan atrevida.
Por un momento pensé que me corría un hilillo de sangre por la comisura de la boca de tanto morderme la lengua. Conozco a la familia de la chica, sobre todo a su madre, de cuando era clienta mía en la tienda de ropa que abrí con mi hermana cuando llegué aquí.
A la hija la recuerdo siendo una niña, feliz y muy guapa. Una familia normal, sin mayores problemas que los habituales.
Me hubiera gustado darme la vuelta y decirles cuatro cosas a esas mujeres. No sé si me detuvo mi educación o el no querer meterme donde no me llaman.

Una anoréxica ya no tiene un perfil tan definido como antes se creía. No tiene que haber de por medio familias desestructuradas, ni hechos traumáticos, y la mayoría de las veces nada tiene que ver con la belleza y el deseo de parecerse a una modelo, como ellas aseguraban.
Fui una niña feliz, con una familia maravillosa que sigue siendo uno de los pilares de mi vida, no me ocurrió nada extraordinario en mi adolescencia. Entonces ¿por qué me tocó a mí?
Quizás porque se trata de llenar vacíos que nadie sabe que tienes, porque soy muy crítica y exigente conmigo misma, porque no me quiero nada, y porque todo me parece insuficiente. Quiero hacerlo todo bien, a la perfección y eso no existe.

Pensé mucho sobre escribir esta entrada, es algo muy personal que a nadie importa, pero finalmente me decidí porque es un tema que tengo a flor de piel, y me da una rabia enorme que se critique algo sin saber, tachándolo de una tontería pasajera  promovida por las revistas de moda. Hay mucho más.
No es una entrada lacrimógena, ni entono un pobre de mí. Es una realidad que afecta a muchas personas. Me gustaría decir que se cura, pero mentiría. Somos como los alcohólicos o los drogadictos, aprendemos a controlarnos, a evitar las situaciones de riesgo. Pero siempre está ahí. No puedes descuidarte un momento.
Soy normal, tengo una vida normal, un hijo, un marido, y espero que dentro de poco un trabajo. Me sobran, según mi médico, unos 5 o 6 kilos que no quiero perder. Ese peso es el que me ata a la cordura. Tengo mis  días buenos y mis días malos, pero después de 20 años sigo aquí, buscando mi felicidad y la de los míos todos los días.

Sobre mi experiencia personal tengo montones de escritos, tantos como para llenar un libro, pero he rescatado uno que escribí no hace mucho. Escupir lo que siento me resulta terapéutico. No es un relato enteramente autobiográfico. Al fin y  al cabo en las historias que uno escribe, solo el autor sabe cuanta parte hay de verdad y cuanta hay de ficción.
Advertiros que no es un relato común, casi un experimento escrito en una noche, intentando evaluar los daños que produce la anorexia.

Por aquí no pasa mucha gente, es un rincón casi privado, pero si por casualidad alguien cae rebotado y lee esto, puede que se sienta identificado.
Lo único que puedo decir es que siempre hay que luchar, venga lo que venga. Yo me lo repito todas las mañanas, y grabo en mi memoria todas las razones porque las que debo ser feliz, todas las razones por las que me tengo que levantar cuando caigo, y os aseguro que si se buscan se encuentran.

Esto quedó un poco largo. Espero no haberos aburrido.

Elena y la rebelión de su cuerpo

5

DÍMELO EN VERSO

Hace unos días leí el blog  de Aurora Seldon la siguiente reflexión: “Me hice la promesa de que pasara lo que pasara no dejaría de actualizar el blog ni dejaría de hacer lo que amo”

He pensado mucho sobre esto y creo que tiene toda la razón. Últimamente me han pasado muchas cosas, entre ellas la pérdida de un buen amigo, y a pesar de que a veces da la sensación de que todo se para, lo cierto es que todo continúa, y es así como debe ser. Es la vida.

Esta sección ya llevaba tiempo rondando por mi cabeza. Un pequeño rincón para dar a conocer poemas y poetas que en ciertos momentos  de mi vida, han expresado con exactitud sentimientos y situaciones que tenía dentro.
Así que me siento feliz de poder empezar con un gran hombre, Livio Gómez Flores, que con su poema Para que escribo, ha puesto en mi boca a través de su lectura las razones para escribir, para expresar a través de las palabras el mundo interior que llevamos dentro, para desahogar penas, para estrechar lazos, en definitiva, para enfrentarnos al mundo.
Mejor que sea él quien os lo diga, lo hace extraordinariamente bien.


Para qué escribo


Escribo
para vestir de esplendor
a la belleza
y dejar en paños menores
a la verdad.



Escribo
para que el bien sea
un andante caballero;
y el mal.
una encadenada sombra.



Escribo 
para disminuirle el filo
a la contienda
y aumentarle un apretón de manos
a la fraternidad.



Escribo
para darle un mensaje
a la vida
y una estocada
a la muerte.



Escribo
para que se alegre
mi tristeza
y se alegre
mi alegría.



Escribo
para que no se reseque
mi imaginación,
para que no se oxide mi inteligencia,
para que no se amontonen
mis objetivos
y para que no se distancien
mis fines.



Y escribo, finalmente,
para que no se encharque
mi honestidad
y para que no se acalambre
mi indignación.





Livio Gómez Flores, (Ancash, Perú, 1933 - Tacna, Perú, 2010) fue un reconocido poeta peruano y catedrático. Fue profesor emérito de la Universidad Nacional Jorge Basadre Grohmann de Tacna, desempeñándose como Secretario General en tres periodos rectorales. También fue distinguido con la Medalla de la Ciudad (1991) y con la Medalla de la Cultura (1996) de Tacna. Académico Correspondiente de la Academia Peruana de la Lengua desde 2007. Ganador de varios concursos poéticos a nivel nacional. Con artículos, notas y poemas colaboró en algunas revistas y suplementos y en diarios de Lima (Letras Peruanas, El Dominical, El Comercio), de Tacna (Jaimito, Correo) y del extranjero (Cuaderno Literario Azor, Barcelona; Rimbaud Revue, Planet-Francia; Vida Universitaria, México). Falleció en Tacna en 2010 
Fuente: Wikipedia
Web oficial de Livio Gomes Flores: http://www.liviogomez.net/
1

DICHOSO CORREO

Me apetecía hablar sobre esto, porque lo disfruto muchísimo.
Todo comenzó por el mes de Agosto. Una dirección de correo electrónico, una pregunta y una respuesta. Así nos conocimos AC y yo.
Nuestra relación de mensajes enviados y recibidos comenzó tímidamente.
¿Te sirvió mi respuesta?, ¿Cómo estás?, Te recomiendo este libro…
Nos suelen dar las cuatro o las cinco de la madrugada con conversaciones interminables a base de mails demasiado extensos, pero qué otra cosa puedo hacer si le tiene una fobia desmesurada a los los chats…
El caso es, que el domingo estuvimos hablando de una novela que nos habíamos bajado de la página de Traducciones Homoeróticas, Me enamoré de un zombi de Sean Kennedy, y derivó en un debate, entre otras cosas, sobre la diferencia en la literatura homoerótica escrita por hombres y por mujeres, y la actitud del sexo vista por los dos géneros.
Lo que me gusta de AC, es que si le pides una opinión, y a veces aunque no se la pidas, te suele contestar sin paños calientes, lo que le agradezco muchísimo. El piensa que lo que escribo, no sin cierta timidez, es más LGTB que otra cosa. Siempre apuntilla que me escudo en este tipo de relaciones para no abordar las hetero, que me suelen doler más, y puede que no le falte razón.
Me fui por las ramas. A lo que voy, es que él dice que sabría diferenciar perfectamente sin saber el autor, que libro de este tipo esta escrito por hombres y por mujeres.
Evidentemente, por muy fuertes que sean las escenas, nuestra visión suele ser muy diferente, ambas estupendas a mi parecer, pero distintas en la forma de abordarlas.
Solo hay que darse un paseo por el panorama actual. Desde la crudeza  sin tapujos de Khaló Alí, pasando por el humor y frescura de Julián Almanzón y Alfonso Casas en Marica tú, hasta llegar a las descripciones maravillosas  e inolvidables de Miguel G. en Cambio de Rumbo, eso citando solo alguno de los autores masculinos que tenemos hoy en día.
Fijaros lo que dio de sí, el comentar ciertas decisiones que el protagonista de Me enamoré de un Zombi, toma con respecto al sexo.
Tú no actuarías de esa forma ni de coña, me dice AC, aludiendo a mi condición femenina.
Pues mi querido amigo, desde aquí me reitero en mi postura. Por suerte, ya somos muchas las mujeres que, por fin, tenemos una actitud “masculina” ante el sexo en la vida real, aunque nos guste un poco de ese toque femenino en la literatura, pero debo reconocer que la visión masculina me ilustra en muchos momentos.
Para que veas como han cambiado nuestros hábitos, voy a ser yo la que te recomiende un par de novelas con una visión muy actual: Amor, sexo y contradicciones  y Más sexo y menos Nueva York de Catherine Townsed.

Hace unos veinte minutos que nos dijimos hasta mañana, y son ya las 4: 30 AM.(no entiendo ni como he podido escribir esto)
XD supéralo y ábrete una cuenta en el MSN, odio esperar lo que me tienes que decir…

Y a vosotros, deciros que por aquí han salido unas estupendas referencias, y que si a alguien le apetece opinar será muy bien bienvenido.

Ahora sí, me voy a dormir.
4

CAPÍTULO 5. AHORA SÉ, QUE LA NADA LO ERA TODO.

Tenía pensado subir algún capítulo más, pero las cosas se han complicado un poco, así que os dejo el capítulo 5, esperando que os guste.

0

EL MUNDO TODAY

Hoy me encontré con esta página, El mundo Today, y me preció divertidísima.
Leer las noticias así es todo un gustazo.Os dejo una muestra de uno de sus artículos.
XD, aún no he podido parar de reirme.

"VIVÍA ENTREGADA A ÉL EN CUERPO Y ALMA", ADMITE

Rompe con su pareja tras siete años de felación

Publicado el 20 de Octubre de 2010 por Xavi Puig
Andrea Morente, bilbaína de 28 años, ha decidido romper con su pareja tras siete años de felación ininterrumpida. “No me arrepiento de nada pero últimamente notaba que estaba demasiado volcada en él, no tenía espacio para mi individualidad y estábamos estancados” reconoce Morente, que aspira a batir el récord mundial con una felación que ha llevado a cabo sin pausas desde que conoció a Juan Pazos, su novio hasta hace apenas unas horas. La familia de la chica admite que la felación que ambos mantenían “no era normal”, aunque después de tanto tiempo todos se habían acostumbrado a verles muy juntos. “Se querían pero él no hacía ningún gesto. La tenía totalmente entregada y eso, a la larga, no se puede sostener”, explica la madre de Andrea. La muchacha aspira ahora a encontrar “un chico menos posesivo con el que pueda mantener una felación afectuosa pero que no invada mi vida ni se convierta en mi única razón de ser”.
“Hay que buscar el término medio, como apuntó Aristóteles” aclara el doctor Soler, experto en psicopatología conyugal. “No se puede vivir siempre de rodillas, cualquier vínculo afectivo debe implicar un toma y daca”, insiste. Juan Pazos, que admite que la ruptura no le ha sorprendido, matiza que “yo de vez en cuando le acariciaba la cabeza y le hablaba de mis pensamientos. No soy de piedra y también me abro a los demás”.
Andrea admite que es difícil aparcar una felación tan prolongada en el tiempo pero es consciente de que “vale la pena ir más allá y no centrarse en un sólo objetivo”. Espera establecer una felación que la llene más y cree que la experiencia adquirida a lo largo de siete años le será muy útil. Pese a todo, sus padres se muestran escépticos: “Cuando se involucra en una felación le cuesta mucho soltarse. En el fondo busca algo a lo que agarrarse el mayor tiempo posible. Ya veremos qué pasa, pero cuando ella misma habla de rehacer su vida lo hace con la boca pequeña”, declara la madre de Andrea.